La contaminación de los mares por la presencia de plásticos, eje de la Conferencia Internacional ‘Our Ocean’

0
65
1507217359210203723096.jpg

Malta acoge estos días la conferencia internacional ‘Our Ocean 2017’, que reúne a representantes de gobiernos, sociedad civil, ciencia, finanzas y empresas de todo el mundo para tratar el problema de los plásticos en los océanos. Greenpeace considera que esta reunión es una oportunidad para comenzar a discutir cómo eliminar los plásticos de un solo uso desde el origen, en lugar de solo apostar por soluciones enfocadas hacia el fin de la vida útil de los productos, como son el reciclaje o la gestión de residuos.

Hasta 12 millones de toneladas de plástico, en su mayoría productos de usar y tirar, incluyendo envases o packaging, llegan a mares y océanos cada año. Con una producción de plástico que se espera que continúe aumentando, y con una gestión de residuos y reciclaje que es claramente insuficiente, es hora de que el problema sea abordado por las marcas y empresas que están poniendo todo este plástico de un solo uso en circulación.

Para visibilizar la crisis mundial de los plásticos en los océanos, Greenpeace ha instalado, frente a la conferencia internacional, un dragón de cuatro metros que escupe plásticos de un solo uso recogidos en playas de distintos países. El movimiento Break Free From Plastic, del que Greenpeace forma parte, exige que los principales responsables, incluyendo empresas fabricantes y distribuidoras de productos de usar y tirar o con con una vida útil corta, como Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Coca-Cola y PepsiCo, dejen de producir plástico de un solo uso y que los legisladores tomen las medidas necesarias para que los plásticos de un solo uso se eliminen de forma gradual.

El movimiento Break Free From Plastic está pidiendo a las comunidades locales de todo el mundo que se unan al movimiento y usen la metodología de “auditoría de marcas” realizando limpiezas de playas para identificar a los principales causantes de esta contaminación a nivel global. Este septiembre en Filipinas se llevó a cabo una limpieza de ocho días aplicando esta “auditoría de marcas” y países como Croacia, España, y Holanda han comenzado a incluir también esta metodología. Los primeros resultados indican que plásticos de marcas conocidas como Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Colgate-Palmolive, PepsiCo y Coca-Cola estarían entre los más habituales de los restos recogidos en las playas.

“Esta nueva metodología basada en auditar las marcas encontradas en las limpiezas de playas, ya ha sido probada en varios países y apunta a que los peores contaminadores de plásticos son algunas de las compañías más grandes del mundo, por lo que son quienes tienen que asumir la responsabilidad”, ha declarado desde Malta Elvira Jiménez, responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace. “Producir y usar cantidades absurdas de plásticos de un solo uso día tras día es claramente devastador para nuestros océanos. La única solución es detener esta práctica desarrollando modelos alternativos de distribución de productos. Esta crisis no se solventa solo con el reciclaje. Tanto los gobiernos como las empresas tienen que comenzar a eliminar gradualmente los peores plásticos de un solo uso “, ha declarado Jiménez.

“Las instituciones de la Unión Europea y los Estados miembros están revisando actualmente su legislación sobre residuos y la Comisión publicará una Estrategia europea sobre plásticos en la economía circular a finales de 2017”, ha declarado Delphine Levi Alvares, coordinadora de Break Free From Plastic Europe. “Esta es una oportunidad única para tratar la contaminación plástica en su origen y ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hacemos un llamamiento a la Comisión de la UE y a los Estados miembros para que acepten un objetivo de reducción de la basura marina vinculante a escala de la UE y tomen medidas legales para reducir significativamente el uso de plásticos de un solo uso y microplásticos en la próxima Estrategia de Plásticos. De hecho, la UE ha puesto la prevención y la reducción de los residuos como primeros objetivos en la gestión de residuos; la supervivencia de los océanos depende de que ese compromiso se transforme en acción”.

Desde el lanzamiento de Break Free From Plastic, en septiembre de 2016, más de 900 organizaciones no gubernamentales de todo el mundo se han unido al movimiento para exigir una reducción masiva de plásticos de un solo uso y soluciones duraderas a la crisis de la contaminación por plásticos. “Estas organizaciones comparten los valores comunes de protección ambiental y justicia social, que guían su trabajo a nivel comunitario y representan una visión global y unificada”, ha declarado Von Hernández, coordinador global de BFFP.

Además de Greenpeace, dentro del movimiento BFFP se pueden encontrar a Zero Waste Europe, Surfrider Foundation, Oceana, Story of Stuff, Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA) y Seas at Risk, entre muchos otros.

Deja un comentario